miércoles, 10 de febrero de 2010

LA Odisea...


Todo iba perfecto y estaba más que preparada para el gran día, la boda de Tach y Chris. Hace dos o tres semanas dediqué un fin completo a buscar el atuendo que utilizaría para la ocasión.

Cerca de las 11 de la noche, la Thi, Gonz, Babyface y yo partimos rumbo a Cuernavaca, donde nos hospedaríamos, pero cuál va siendo nuestra sorpresa, al llegar a Tlalpan nos encontramos con un tremendo caos vial, a los vecinos de la zona se les había ocurrido hacer una manifestación por falta de luz y bloquear la salida a la carretera, por lo que me acomodé en el asiento y me dispuse a dormir.

Después de 2 horas y casi 40 minutos llegamos a nuestro destino final, cansados y muertos de hambre porque no encontramos ninguna taquería abierta. Nos sentamos a platicar, ya con maletas abajo, y fue cuando surgió mi pregunta: "Soni, ¿ese portatrajes es tuyo?" a lo que contestó "thi, es el mío". No lo podía creer ¿en dónde estaban mis vestidos? Con la esperanza de que aparecieran en el coche hice mi segunda pregunta: "Carrillo, ¿y mis vestidos?". Un poco asustado caminó rumbo al coche y tras buscar en la cajuela y en la parte trasera regresó con su típica carita de niño travieso "no, no están". Respiré profundo y me dispuse a buscar en internet qué tiendas había en Galerías Cuernavaca para correr a buscar uno en la mañana.

Cuando despertamos nos dirigimos a Galerías, desayunamos y esperamos a que abrieran las tiendas; entré a la primera que encontré, bueno, la verdad es que ya sabía a cuál dirigirme porque ahí había comprado uno de los vestidos olvidados. Después de medirme algunos modelos, elegí el rosa fiusha que me haría ver más pálida que Gasparin. La Thi y yo corrimos a dos estéticas diferentes para que nos arreglaran, mientras, los respectivos galanes se divertían tomando fotos del behind the sence.

Al fin, después de unas horas de ajetreo, salimos de la casa rumbo a la Iglesia, como el galán de la Thi es un master para ubicarse, llegamos directo, pero la misa había comenzado y la iglesia era tan pequeña que no encontramos lugar, nos tocó escuchar el "prometo serte fiel todos los días de mi vida" desde afuera, muriéndonos de calor. Después de esperar cerca de 40 minutos, salieron los novios. Tach se veía preciosa, creo que en mi vida he visto pocas novias como ella, irradiaba felicidad, y claro, Chris no se quedaba atrás.

Caminamos hacia el lugar donde sería la recepción, tomamos algunas fotos de recuerdo, sin olvidar la planeada "foto de los callalités", la cual arruinó mi queridísimo team, mejor conocido como nano.
Mientras disfrutábamos de la comida, conversamos y escuchamos al súper cantante que mencionó anteriormente nano. Al finalizar, entraron los novios muy a su estilo, saltando y sonriendo como siempre.

La fiesta comenzó y todo marchaba como debía ser, los novios abrieron pista, Tach bailó con su papá y Chris con su mamá, quien, igual que los novios, se veía preciosa. Después de eso, poco a poco nos fuimos animando a lucir nuestros mejores pasos. Yo estaba más que contenta, no sólo por ver a Muñoncita y a Chris felices y realizados, ese día era especial por algo más, Babyface y yo cumplíamos dos intensísimos meses.

Bailamos, nos reímos, brindamos, criticamos, platicamos con la novia, saltamos en la pista, algunos hicieron berrinches, otros malcopearon y hasta hubo quien hizo uno que otro desfiguro, pero nos divertimos en grande. Cerca de las 11 de la noche, mi querido Fría-a me llevó a la barra por un caballito de tequila, el cual terminó con mi noche. Ni happy ni ahogada, simplemente terminó mi noche. Me "perdí" media hora (estaba en el baño) y a mi regreso escuché una serie de reclamos que bueno, me dejaron FRÍ-AAAA. "¿En dónde estabas team?" "Te estábamos buscando por toooda la fiesta" "Me tenías preocupado" ¿A nadie se le ocurrió buscar en el baño? Sí, a la Thi, quien amablemente recogió todas mis cosas y solicitó a los caballeros que nos fuéramos a la casa.

Ahí no termina la historia, cuando anunciamos nuestra partida, unos amigos pidieron aventón, estaban hospedados en un hotel cerca del lugar donde fue la recepción. Mientras esperábamos a que el dueño del auto fuera por él, la parejita azotó en el piso. Al llegar al hotel, mi Babyface decidió llevarse un recuerdo de tan memorable boda y por qué no, le dio un rayón al coche.

Finalmente llegamos a la casa, mi querida Thi me acompañó a la recámara y se quedó conmigo hasta que caí en los brazos de Morfeo.

En resumen, la mejor boda a la que he asistido, con algunos pormenores, pero mucha emoción, amistad, alegría y diversión. Por mucho... LA boda del año!! Ahora esperamos con ansias el regreso de Muñoncita para escuchar sus aventuras de la la luna de miel. Ah, y claro, no el mejor festejo de 2 meses, pues no terminó como esperaba gracias a ese caballito tequilero, pero feliz por estar a su lado.


14 comentarios:

  1. JIJijiji, esto se está poniendo bueno.

    ResponderEliminar
  2. ¿Carrillo es Babyface?

    ResponderEliminar
  3. El alchohol es bueno para festejar, pero no por encima de... de... de.... bueno, tú me entiendes no????????? saludos!

    ResponderEliminar
  4. Damn! Ya odio oficialmente los caballitos de tequila.

    ResponderEliminar
  5. ¿Respiré profundo y me dispuse a buscar? Seguro hubo pancho team.
    Recuerda que las complicaciones son lo que le ponen sabor a la vida.

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja, muy bueno! sigan callatés!

    ResponderEliminar
  7. Me surgen dos dudas a mí too: 1) Tach es la novia? y 2) Tu galán te carga los vestidos o cómoooooo?

    ResponderEliminar
  8. jajaja, o sea cómo?? Carrillo te tiene que cargar los vestidos??? NUNCAMENTE!!! doña Jane, aprendizaje number 1, cuando vas a una boda fuera lo primero que tenías que echar al coche eran los vestidos y claroooo los zapatos!!! es más no despegarte de ellos nunca! jaja
    bueno, la ventaja es que no hay mayor alegría que la de ir de shopping y un vestido nuevo nunca sobra :P

    aprendizaje number 2, tequila never ever again! (y menos en un aniversario!)

    jajaja, qué bueno que se diviertieron...ya veremos la crónica de mañana de inphi

    ResponderEliminar
  9. "Soni, ¿ese portatrajes es tuyo?" a lo que contestó "thi, es el mío". jajaja te pasas!!!! Ay mi paisa qué trabajal contigo el sábado eh!?? Ya oficialmente dada de alta en el Blog!

    ResponderEliminar
  10. El Callata va in crescendo....

    ResponderEliminar
  11. Omitiste la parte en la que me marcaste en la madrugada para que pasara por tus vestidos y encima de eso yo fui el culpable de tu 'perdidez' ash.

    ResponderEliminar
  12. soy amigo de inphi. muy buen post, saludos

    ResponderEliminar
  13. Yo opino que con tres vestidos ya no compras más en un año, no queremos otro fin de semana de 9 horas en probadores PARA OLVIDARLOSSSS... Además el rosa está en tu mente, en todas las fotos es ROJO.

    ResponderEliminar